Consejos para el mantenimiento de calderas

Consejos para el mantenimiento de calderas

Consejos para el mantenimiento de calderas

La caldera es el elemento más importante para el funcionamiento del sistema de calefacción, por lo que es recomendable prestar atención a su mantenimiento.

A continuación, ofrecemos algunos consejos para un correcto funcionamiento de su caldera y poder ahorrar energía a la hora de usar la calefacción de su hogar.

Instalación

Si su caldera se encuentra instalada en un armario o espacio pequeño, debe asegurarse de que la ventilación es la adecuada y no hay objetos que obstaculicen el acceso para su manipulación. Un técnico especializado le ayudará a identificar si la ventilación es correcta.

Verifique que todas las conexiones de la instalación (conductos y tuberías de agua y gas, red eléctrica) se encuentran en buen estado. También deberá comprobar que los respiraderos de la caldera están limpios y sin obstrucciones que puedan dificultar su ventilación.

Síntomas de un mal funcionamiento

Si detecta ruidos, silbidos de fugas, o grietas en conductos, deberá llamar inmediatamente a un técnico para subsanar el problema lo antes posible.

También deberá estar atento al color de la llama. Si es un color azul intenso, es que funciona con normalidad, pero si tuviese un color amarillento, es que algo va mal.

Comprobar la presión

La pérdida de presión es algo normal en las calderas con el paso del tiempo, por lo que deberá comprobar el indicador de presión periódicamente. Consulte a un técnico los parámetros normales para saber si su presión es la adecuada o si debe ajustarla.

Regular la temperatura con un termostato

Se recomienda mantener una temperatura entre 19-21° durante el día y unos 18° por la noche para que su caldera no tenga que hacer esfuerzos extra al pedirle alcanzar una temperatura alta partiendo de una mucho más baja. La instalación de un termostato le permitirá ahorrar en el coste energético para mantener las temperaturas deseadas.

Mantenimiento y cuidado de radiadores

Es importante no tapar o bloquear los radiadores con muebles o ropa, ya que estos dificultan la difusión del calor y esto provoca que se desperdicie mucha energía para calentar la casa.

Si nota que los radiadores no calientan lo que deberían o escucha ruidos, quiere decir que el sistema tiene aire acumulado. Para solucionarlo tendrá que purgar los radiadores.

Primero deberá tener la calefacción apagada durante unas horas. Necesitará un destornillador o llave y un recipiente para el agua que sea expulsada. Con el destornillador deberá girar con cuidado la válvula de purga que tiene cada radiador y escuchará un silbido de aire, prepare entonces el recipiente debajo para cuando termine de expulsar el aire y empiece a gotear agua. Esto indicará que ya se ha expulsado todo el aire acumulado y podrá volver a cerrar la válvula.

Inspección y revisión

Por supuesto, lo más importante para el mantenimiento de una caldera, es tenerla al día en cuanto a inspecciones y revisiones, contando siempre con profesionales autorizados para ello.

En Servicio Técnico Oficial reparamos, instalamos y mantenemos calderas, termos y calentadores de cualquier sistema. Solicite presupuesto sin compromiso.

Valora esta página

Comparte