Consejos para descongelar un congelador

Consejos para descongelar un congelador

Consejos para descongelar un congelador

Si deseas alargar la vida útil de tu nevera o congelador será necesario llevar a cabo periódicamente ciertos cuidados para su mantenimiento. Uno de los más importantes es la descongelación, ya que la formación de capas de hielo en el congelador reduce la eficiencia del mismo.

Si tu frigorífico o congelador es moderno, tendrá el sistema no frost, por lo que será más difícil que se forme acumulación de hielo, pero con el paso de los años, o debido a una mala limpieza, terminará apareciendo una capa de escarcha. Si, por el contrario, tu nevera es más antigua, será necesario que realices esta tarea de descongelación más a menudo.

Primeros pasos

Debemos apagar el electrodoméstico, si dispone de esa opción, o lo desconectaremos de la corriente.

Es necesario dejarlo completamente vacío de cajones, bandejas y comida, por lo que se recomienda realizar este mantenimiento cuando tengamos pocas cosas en el congelador. Limpiaremos los estantes y cajones con un paño con agua caliente para quitar el hielo adherido. La comida que saquemos puede guardarse en una nevera portátil o en un cajón térmico.

También necesitaremos un recipiente para recoger el agua de la descongelación. La mayoría de los frigoríficos y congeladores disponen de un desagüe en la parte baja.

Métodos para descongelar

Existen varios métodos para conseguir la descongelación de manera eficiente:

  • Dejar que el hielo se descongele por sí solo. Es el método más lento, por lo que no es aconsejable si tienes guardada mucha comida congelada, pero es también el más seguro y con el que menos sufre el aparato.
  • Usar un ventilador apuntando hacia el congelador abierto para que circule el aire. Esta opción solo es válida si el ambiente de tu casa es lo suficientemente cálido, por lo que no es recomendable hacerlo en invierno.
  • Colocar un recipiente con agua caliente en el interior del congelador. El vapor derretirá el hielo en poco tiempo.
  • Utilizar un trapo húmedo con agua caliente para limpiar el hielo del interior.
  • No es aconsejable utilizar herramientas punzantes o cortantes como espátulas o cuchillos, ya que es probable que dañemos las paredes del electrodoméstico.

Limpieza y secado

Una vez hayamos quitado el hielo del congelador, procederemos a la limpieza de este. Se recomienda usar un trapo suave que no arañe las paredes y no utilizar limpiadores químicos. Si queremos tener un olor fresco y agradable, recomendamos usar una mezcla de bicarbonato de sodio con agua y un poco de extracto de vainilla.

Para finalizar la limpieza, debemos dejar el interior completamente seco. Podemos usar un paño seco, aunque es preferible utilizar papel absorbente para esta tarea.

Realizando estos sencillos cuidados, aseguraremos una vida útil mucho más larga para nuestro electrodoméstico.

Valora esta página

Comparte