Tag - electrodomésticos

Consejos para cuidar sus electrodomésticos y ahorrar energía en verano

Consejos para cuidar sus electrodomésticos y ahorrar energía en verano

Ahora que ha llegado el calor, hay que tener especial cuidado con los electrodomésticos del hogar, ya que estos sufren más con las altas temperaturas. La falta de mantenimiento o un mal uso de ellos puede acortar su vida útil, así como producir un consumo excesivo.

A continuación daremos algunos consejos de mantenimiento para ahorrar energía y asegurar un correcto funcionamiento de los aparatos.

  1. INSTALACIÓN: es importante que el equipo no esté instalado encima de otro o cerca de una fuente de calor para evitar que el motor se sobrecaliente.
  2. TENSIÓN: si piensa pasar unos días fuera de casa, aparte de desenchufar los electrodomésticos que no vaya a usar, puede usar protectores de tensión en aquellos que desee dejar en funcionamiento, como por ejemplo el frigorífico. De este modo lo protege de subidas y bajadas de tensión durante su ausencia.
  3. TEMPERATURA DEL FRIGORÍFICO: este electrodoméstico es el más afectado con la llegada del calor, ya que debe mantener los grados que le marquemos independientemente de la temperatura exterior. Para ajustar la temperatura adecuada a la que tiene que estar nuestro frigorífico, debemos consultar las instrucciones del mismo. Las temperaturas recomendadas suelen ser 5ºC para la refrigeración y -18ºC para la congelación. Además, hay que tener en cuenta factores como la temperatura exterior y lo lleno que tengamos el equipo. Cuanto más calor exterior y más llenemos la nevera, más esfuerzo realizará para enfriar y su vida útil se acortará.
  4. EVITAR RUIDO DE LA NEVERA: si su nevera presenta un ruido o chirrido, es posible que se solucione separándolo ligeramente de la pared. Así además le quitaremos algo de calor al electrodoméstico.
  5. MALOS OLORES EN EL FRIGORÍFICO: en verano, algunos alimentos pueden generar mal olor en la nevera. Esto se puede evitar poniendo dentro un pequeño vaso con bicarbonato.
  6. MANTENIMIENTO DEL AIRE ACONDICIONADO: los filtros del aire acondicionado deben mantenerse limpios para un correcto funcionamiento del mismo y evitar malos olores. Para limpiar los filtros sólo tendremos que pulverizarlos con agua con bicarbonato o un producto desengrasante y dejarlos secar. También es importante limpiar las baterías, que se encuentran detrás de los filtros.
  7. TEMPERATURA ÓPTIMA DEL CLIMATIZADOR: la temperatura ideal para mantener fresco un espacio está entre 21 y 26ºC. Si necesita ponerlo a menor temperatura para enfriar la estancia, quizás su equipo no sea lo suficientemente potente para dicho espacio. Tampoco baje la temperatura más de lo normal para intentar enfriar la casa más rápido, ya que tardará lo mismo y provocará un consumo innecesario.
  8. ALTERNATIVAS AL AIRE ACONDICIONADO: un ventilador de techo consume un 98% menos de energía que un climatizador. Estos pueden producir una sensación de descenso en la temperatura de entre 3 y 5ºC. Con toldos y acristalamiento adecuados, conseguiremos ahorrar un 30% de energía en el uso de aire acondicionado.
  9. OTROS CONSEJOS PARA AHORRAR ENERGÍA:

-Mantenga el frigorífico limpio de hielo o escarcha, ya que este actúa de aislante y por lo tanto enfriará menos.
- En la lavadora utilice programas de temperaturas bajas, ya que un 80% de su consumo energético está destinado al calentamiento del agua.
- Conecte sus equipos audiovisuales (TV, Reproductor DVD, TDT...) a una base de conexión múltiple o “ladrón” para ahorrar energía.
- Elija modelos eficientes ecológicos clase “A” a la hora de comprar un electrodoméstico nuevo. Supone un ahorro del 45% de energía respecto a la clase “D”.

Lavasecadoras, ¿merecen la pena?

Lavasecadoras, ¿merecen la pena?

Para acortar el tiempo de secado a la hora de lavar la ropa, no queda más remedio que adquirir una secadora, algo que no todo el mundo se puede permitir, ya sea por falta de espacio en casa, por su precio o por otras razones. Si está pensando en comprar una lavadora nueva, o necesita una secadora pero no tiene dónde ubicarla, las lavasecadoras pueden ser una buena solución.

Para ayudarle en su decisión, daremos algunos datos a tener en cuenta a la hora de elegir uno de estos electrodomésticos y analizaremos sus ventajas e inconvenientes.

¿Qué es una lavasecadora?

Una lavasecadora es un electrodoméstico “dos en uno” que reúne las funciones de una lavadora y una secadora. Su funcionamiento es igual al de estos dos electrodomésticos: se puede programar por separado el lavado y el secado de la ropa o se puede usar un programa combinado para que haga las dos funciones seguidas.

Su uso está menos extendido en los hogares ya que, a pesar de las ventajas que supone tener dos electrodomésticos en uno, también tiene sus inconvenientes, los cuales veremos más adelante.

Además, hay menos variedad de modelos en el mercado, aunque cada vez son más. Podemos encontrarlos en marcas conocidas como son Zanussi, Indesit, LG, Balay, Bosch o Candy.

A continuación, destacaremos algunas de sus ventajas e inconvenientes para comprobar si merecen la pena o no.

Ventajas

  • Ahorro de tiempo: si no dispone de una secadora, el ahorro de tiempo a la hora de secar la ropa es evidente. Pero aún si la tiene, también se ahorraría el tiempo de pasar la ropa de la lavadora a la secadora, ya que en una lavasecadora puede programar el lavado y secado sin interrupciones.
  • Ahorro de espacio: si se decanta por una lavasecadora, se ahorrará el espacio que ocupe una secadora, que suele ser de unos 50-60cm. Puede ser una buena solución para hogares pequeños donde necesiten ambos electrodomésticos.
  • Comodidad: gracias a su versatilidad, este aparato ofrece la posibilidad de usar el programa combinado de lavado y secado, así como poder usar solo una de sus funciones por separado, ya que tiene programas específicos para cada una.

Inconvenientes

  • Menor eficacia: Esto se traduce en un mayor consumo de agua y electricidad. La mayoría de lavasecadoras ofrecen su función de secado sólo para la mitad de la carga de ropa, por lo que si desea secar la carga completa, deberá hacer dos ciclos. Además, no sólo la función de lavado consume agua, la de secado también gastará al crear el vapor necesario para poder secar.
  • Mayor precio: al ser un electrodoméstico que vale por dos, su precio también suele ser más elevado que una lavadora o secadora, a veces incluso más que las dos juntas. Su precio oscila entre 400-800€ dependiendo de marcas, tamaños, funciones, etc.
  • Más ruidosas: la opinión generalizada de los usuarios es que las lavasecadoras hacen más ruido y se mueven más que las lavadoras y secadoras convencionales.
  • Más lenta: las secadoras suelen tener mayor capacidad de carga que una lavasecadora, así que ésta última tardará más en lavar y secar la misma cantidad de ropa.
  • Se averían con más facilidad: hay quejas de usuarios debido a que se les estropea en poco tiempo. Al ser un aparato que hace dos funciones, se le exige un mayor esfuerzo. Hay que tener en cuenta que utilizan el mismo motor para el lavado y el secado, por lo que este trabaja el doble.

Resumiendo, si no dispone de espacio para los dos electrodomésticos y piensa hacer un uso esporádico de la función de secado, la lavasecadora puede ser una buena opción. No obstante, si va a hacer un uso frecuente de la secadora, es aconsejable hacerse con una por separado.

lavadoras

¿Sabes usar correctamente la lavadora?

Dentro de los electrodomésticos del hogar, uno de los más utilizados es la lavadora pero, ¿sabemos utilizarla correctamente para que nuestras prendas se laven de manera adecuada?

En general, todos sabemos cómo utilizar una lavadora, no obstante hay algunos aspectos que, muchas veces no tenemos en cuenta como diferenciar los detergentes adecuados para cada tipo de prenda o aplicar la temperatura correcta en cada lavado, etc.

En este post relacionaremos los aspectos a tener en cuenta a la hora de poner una lavadora adecuadamente, sobre todo para principiantes o personas que utilizan su primera lavadora.

Revisa las etiquetas de las prendas:

  • Ya sabemos que casi todas las prendas se pueden lavar en la lavadora pero es muy aconsejable tener en cuenta las instrucciones que vienen en las etiquetas de las mismas y que suelen indicar su grado de delicadeza o la temperatura adecuada de lavado, entre otras cosas. Evita meter en la lavadora las prendas que indiquen en su etiqueta un lavado a mano o limpieza en seco.

Separa la ropa en función de su color e tipo de tejido:

  • Es muy conveniente separar la ropa en función de si son de colores oscuros o claros con el fin de evitar que alguna prenda oscura destiña y manche otras más claras si las incluyes juntas en el mismo lavado. Normalmente los vaqueros suelen desteñir en los primeros lavados.
  • Si juntas en el mismo lavado prendas de tela pesada con otras de telas más delicadas, éstas podrían sufrir mucho en el lavado. Además, la temperatura y el tipo de lavado a elegir es diferente para unas y otras.
  • En el caso de que laves prendas de diferentes telas juntas, una buena cosa es meter las prendas más ligeras en bolsas de malla que las protegerán en el lavado. De todas formas, estas bolsas de malla no protegerán las prendas de los desteñidos.

Revisa las prendas con manchas difíciles:

  • Si tienes que lavar prendas que tengan manchas difíciles de limpiar como de aceite o salsa de tomate, etc., debes tratarlas previamente porque, algunas manchas reaccionan al calor y pueden adherirse aun más si lavas la prenda en la lavadora sin tratar la mancha antes.

Elige el programa adecuado para cada ocasión:

  • Para seleccionar adecuadamente el programa de lavado adecuado hay que tener en cuenta el tipo de ropa que queremos lavar, si es de color y si es ropa delicada o no. Existen programas específicos para cada tipo de prenda, según el fabricante y el modelo de lavadora.

Elige bien la temperatura de lavado:

  • En principio, el agua caliente tiene la función de desinfectar la ropa y los detergentes se disuelven mejor en ella. No obstante, hay prendas que no deben lavarse a temperaturas elevadas porque pueden encoger o desteñir. Para saber que prendas no soportarán el calor, debes mirar las etiquetas, tal y como hemos explicado antes.
  • Por otro lado, lo mejor y más ecológico es lavar en agua fría. De esta manera, se ahorra mucha energía también.

El detergente y demás productos a incorporar:

  • El tipo de detergente es importante. Cada fabricante puede aconsejar un tipo de detergente determinado para su lavadora. Existen detergentes en polvo y líquidos. Lo mejor es mirar el manual para saber qué tipo de detergente admite mejor la lavadora en cuestión.
  • Asegúrate de cuál es el dispensador correcto para cada producto de limpieza que incorpores. Por lo general, las lavadoras tienen varios dispensadores donde introducir el detergente, la lejía o el suavizante, entre otros productos.
  • También hay que tener claro la cantidad de producto que hay que utilizar. Para esto, lo mejor es seguir las instrucciones de la marca de detergente y demás productos.

Mete las prendas en la lavadora:

  • Aunque parece una tarea simple, hay que tener en cuenta que no se debe saturar la lavadora o llenarla a tope, ya que, esto hará un lavado menos efectivo. Por otro lado, hay lavadoras que tienen opciones de carga parcial y ajustan los programas en función de la carga de ropa.

Ya solo queda encender la lavadora y a funcionar. Por cierto, no olvides revisar los bolsillos de las prendas para que no contengan objetos que podrían estropearse y bloquear los filtros de lavado de la lavadora.